Presentación

  • SANTA APOLONIA. PATRONA DE LOS DENTISTAS


    En tiempos del Imperio Romano, bajo el régimen del emperador Filipo El Árabe, se llevan a cabo persecuciones, torturas y asesinatos contra los cristianos y su religión. Surgen también muchos mártires porque eran creyentes de la fe que profesaban y preferían entregar su vida antes que renunciar a Cristo.

    Los Padres de la Iglesia ante esta situación mantenían comunicación unos con otros mediante cartas y es en una de ella que se conoce de una mujer llamada Apolonia, quien era hermana de un eminente magistrado de Alejandría. Mujer virgen de avanzada edad que siempre se caracterizó por las virtudes de castidad, piedad, caridad, austeridad y limpieza de corazón. El Obispo de Antioquía, Fabio, recibió una carta de San Dionisio, Obispo de Alejandría, donde explicaba las terribles persecuciones habidas en la ciudad de Alejandría.

    El gobernador de Alejandría, influenciado por un adivino que se hacía llamar Divino, ordenó injustas represalias contra los cristianos y su religión, ya que según el adivino, ellos atentaban contra el Imperio y por consiguiente su monarca. Este adivino azuzó a las turbas paganas provocando muerte y destrucción a los cristianos que allí vivían.

    En una de esas pesquisas, capturaron a Santa Apolonia y la sometieron a horribles torturas para que dijera lo que ellos le ordenaban, improperios y blasfemias contra Cristo. Al negarse, la turba se enfureció y un despiadado perseguidor lanzó un poderoso golpe a la cara de la Santa , rompiéndole de esta forma sus dientes que se le cayeron en pedazos. Con la cara ensangrentada, Apolonia tampoco obedeció a sus torturadores y éstos, en vista de que nada conseguían, la amenazaron con una enorme hoguera a las puertas de la ciudad, diciéndole que si no rechazaba a Cristo, sería quemada atada a una estaca. Exhausta, Santa Apolonia hizo creer a sus captores que iba a pensar lo que se le proponía, pidiéndoles que le desataran las manos para elevar sus últimas plegarias al cielo. Al hacerlo los soldados, la Santa saltó por voluntad propia a la hoguera ardiente para evitar renunciar a su amada religión. Mientras tanto, la Santa les decía que cuando sufrieran dolencias dentales, invocaran su nombre, pues ella intercedería ante el Todopoderoso para aliviar sus penas. De esta manera ofrecía su dolor propio por el de quién pudiese sufrirlo después.

    Los perseguidores junto al gobernador quedaron atónitos al ver que las llamas no la consumían ni le hacían daño alguno, al verlo trataron incansablemente de golpearla para que muriera, pero la mano del Altísimo la protegía. Finalmente fue degollada.

    A pesar que la Santa era de oriente, es la iglesia occidental es quien la venera, no así la iglesia ortodoxa, que interpreta el acto de valentía de Santa Apolonia como un acto suicida. El martirio ocurrió en el año 249 (siglo III D.C), pero no fue sino hasta 50 años más tarde que la canonizaron. En esa discusión sobre la interpretación del acto, es San Agustín quién nos explica que estuvo inspirado por el Espíritu Santo.

    La celebración de Santa Apolonia es el 9 de Febrero. Se la considera la Santa Patrona de los Odontólogos y de las Enfermedades Dentales . De allí que sea invocado su nombre cuando hay un dolor de muelas.

    Aún cuando la historia nos habla de una mujer madura, al ser representada su imagen en frescos, pinturas o esculturas, se la personifica como una joven y hermosa virgen, que sostiene en su mano un fórceps con un molar extraído. Así aparece en el vitral emplomado, obra de M. Dietrich, que el colegiado Dr. Bernardo Ripoll Serra donó al Colegio, y que preside la sala de juntas de la sede colegial. La iconografía de la Santa también nos la presenta en otras imágenes, más raramente, con un diente dorado colgado de su cuello.

AGENDA

SEPTIEMBRE
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Enlaces colegiales

Enlaces comerciales